UP

-     Escrito por lucia

La mansión de Bill Gates

Es difícil resignarse a la mediocridad. La mayoría de los estadounidenses pasan sus años en la escuela para aprender a ser personas, a ser líderes y cómo hacer para dejar huella en este mundo. Pero al final, el problema es que somos muchos y la realidad es no todos podemos cambiar el mundo, porque no hay espacio en el mundo para dos Bill Gates o dos presidentes de Estados Unidos. Os vamos a enseñar el lugar donde vive el dueño de Microsoft.

Este es el lago de la mansión de Bill Gates en Washington. Para muchos, este siito es el Santo Grial de la experiencia de la pasantía Microsoft; algunos van con la esperanza de discutir sus planes para dominar el universo con Bill, otros quieren saber cuál es el sabor de la vida con 78 $ millones (el 29% de la totildad de la moneda que circula en EE.UU.) , y otros sólo esperan reflexionar significado de la vida en el muelle de Gates con vistas al lago Washington con una copa de vino blanco.

El exterior

Cuando entras te puedes ver envuelto en un escarpado camino, más parecido a una selva de helechos. Tiene una enorme plaza de garaje que más bien es un parking, de 6300 metros. El jardín es impresionante, con su lago, además de una playa artificial, llena de embarcaciones. Evidentemente algo que te hace sentirte el centro del universo, Increíble para el ojo humano. El fantástico muelle te hace hasta soñar.

Es impresionante porque tiene hasta un río artificial, que lleva a un jacuzzi, o sea las necesidades normales de cualquier ciudadano estadounidense.

El interior

Al llegar, lo primero que te encuentras es una empinada escalera, por supuesto, con una kilométrica alfombra. En algunos momentos, piensas que aquello más que una casa donde habita gente es un museo de arte moderno, con arte ecléctico que recubre las paredes. Incluso salas de madera y vidrio, impresionantes.

Hay una sala de reuniones de lujo con sofás de un aspecto bastante cómodo y un elegante bar con ‘Star Wars’ bajo una sobrecargada televisión de pantalla plana. Pasado el bar, una ventana que hace la función de puerta grande que te lleva a un magnífico ‘patio trasero’, que como decíamos antes, tiene la flora perfectamente cuidada. Un pequeño gimnasio de escalada para la hija de Gates con una miniatura pared de escalada, pista de baloncesto, cobertizo, y hasta una casa de huéspedes.

Impresionante sala en la que si te encuentras dentro te sientes como si te hubieras sumergido en una enorme pecera, o en mitad del mar Atlántico.

Con este dinero ¿Creéis que es difícil resignarse a la mediocridad?

La mansión de Bill Gates
49 votos