te

Té de diamantes

Señoras y señores, llega la hora del té. Ya está toda la mesa servida y como pueden ver, no hay nada de lujo sobre ella. Tan solo unas cuantas docenas de media lunas de manteca, otras tantas de grasa y algunas que otras bandejas de masas finas para saborear delicadamente mientras charlamos de negocios. Mi ...