La comida rápida también puede ser cara: lista

¿Quién ha dicho que la comida rápida o la comida basura no puede ser también cara? Aunque podemos adquirir una hamburguesa y unas patatas fritas por el módico precio de 4.95 euros, hay quienes están dispuestos a pagar un poco bastante más por elaboraciones algo más lujosas. A pesar de ello, continúan siendo lo que son: comida rápida. […]
Espaciolujo.com

¿Quién ha dicho que la comida rápida o la comida basura no puede ser también cara? Aunque podemos adquirir una hamburguesa y unas patatas fritas por el módico precio de 4.95 euros, hay quienes están dispuestos a pagar un poco bastante más por elaboraciones algo más lujosas. A pesar de ello, continúan siendo lo que son: comida rápida.

8. Pollo frito Momofuku

No hay duda que tanto KFC como Pop-Eye se han convertido en las dos cadenas de restaurantes más populares en la elaboración del pollo frito. Sin embargo, cuando ponemos el pollo frito en manos de uno de los mejores chef del mundo, David Chang, nos encontramos ante auténtico arte.

Pollo frito Momofuku

Se trata de una interpretación del tradicional pollo frito, pero tomando las tradiciones tanto coreanas como sudamericanas, combinando un plato picante y crujiente.

¿El precio? 100 dólares.

7. Barclay Prime Cheesesteak

Elaborado con carne de res, cebolla, pan y queso, en Filadelfia puedes disfrutar de este maravilloso sándwich. ¿Que por qué es tan caro? No se trata de un bocadillo cualquiera. Está hecho con carne japonesa wagyu, trufas, foie gras, mantequilla de trufa y queso.

¿El precio? 100 dólares.

Barclay Prime Cheesesteak

6. Batido Velvet Goldmine

The Powder Room, en Los Ángeles, dispone del que ha sido considerado como uno de los batidos más caros del mundo. Se trata de una elaboración alcohólica que combina auténticos licores premium, chocolate belga, virutas de oro y un anillo de cristal azul Swarovski Nirvana Montana.

¿El precio? 500 dólares.

Batido Velvet Goldmine

5. The Westin Bagel

Los bagels son maravillosos, tanto que son considerados por muchos como una de las mejores comidas -baratas- del mundo. Sin embargo, en The Westin, en la ciudad de Nueva York, puedes encontrar el bagel más caro del mundo.

The Westin Bagel

Se trata de un pan de bagel elaborado con queso crema de trufa, pan de oro comestible y gelatina de bayas de Goji.

¿Su precio? 1.000 dólares.

4. Golden Opulence Sundae

Nos encontramos ahora ante un maravilloso helado, cuyo nombre quizá no haga un favor a su sabor (y también a la mayoría de sus ingredientes). Se trata de un helado cubierto con pan de oro de 24 quilates, una flor dorada de azúcar y caviar dulce Golden Passion.

¿Su precio? 1.000 dólares.

Golden Opulence Sundae

Advertisement

3. Zillion Dollar Frittata

Puedes comenzar la mañana disfrutando de esta maravillosa y cara tortilla. La puedes encontrar en Norma, en Nueva York, y se trata de una tortilla cargada de langosta y caviar. Sin duda alguna, una opción excelente para el desayuno, siempre y cuando puedas permitírtelo.

¿Su precio? 1.000 dólares.

Zillion Dollar Frittata

2. Glamburger

Es posible que su nombre te llame muchísimo la atención. Y con razón. En el restaurante Honky Tonk de Londres puedes encontrar una maravillosa hamburguesa elaborada con carne de res Kobe wagyu, carne de venado de Nueva Zelanda, queso brie de trufa negra, langosta escalfada en azafrán iraní (ahí es nada), tocino cubierto con jarane de arce, huevo de pato ahumado de nogal, caviar de beluga, y trufa rallada. Todo ello recubierto en pan de oro.

¿Su precio? 1.700 dólares.

Glamburger

Advertisement

1. Industry Kitchen Pizza

Si quieres disfrutar de una pizza distinta, y verdaderamente cara, puedes disfrutar de esta exorbitante Industry Kitchen Pizza. Posee queso Stilton blanco importado directamente de Inglaterra, foie gras francés, trufas y caviar Ossetra del Mar Caspio. Luego es adornada con oro ecuatoriano de 24 quilates.

Industry Kitchen Pizza

A pesar de que la comida basura suele ser entendida como económica, además de rápida, la realidad es que como hemos comprobado a lo largo del listado anterior, puede convertirse también en un auténtico placer, especialmente si es elaborada con sumo cuidado y además se utilizan para su preparación ingredientes de muchísima calidad.

Pero no debemos olvidarnos de algo fundamental: aunque tremendamente cara, no deja de ser comida basura. Por lo que lo más probable es que no quieras abusar de ella, no precisamente por sus precios astronómicos, sino por tu propia salud.

Y, si no, siempre nos quedará la posibilidad de terminar el postre con algunos de los Chocolates más caros del mundo, ¿no te parece? Y es que, ya que estamos, ¿por qué no añadir unas cuantas calorías más?.

También te puede interesar